La adquisición de una nueva moto Honda es una decisión difícil y aún lo es más en este contexto de incertidumbre tras la crisis sanitaria por el Covid-19. Además podemos sumar la existencia de diversas alternativas para la «compra»: financiación a través de Honda Options o el renting flexible. Ante todo se debe tener en cuenta sus ventajas e inconvenientes, por lo que se deben estudiar en detalle las condiciones, evaluando con atención todo lo relativo al control de gastos, la seguridad, o la inversión necesaria para tu empresa.

El renting flexible supone no adquirir el vehículo en propiedad, siendo un alquiler a largo plazo en el cual el cliente puede disfrutar de un scooter nuevo Honda, sin entradas, ni salidas, pagando una unica cuota mensual. El flexible garantiza la adaptabilidad de contrato en duración y kilómetros sin penalización.

Honda Options es un sistema de financiación que ofrece directamente Honda para facilitar la compra de ciertos modelos de motos, pues permite disponer de una cuotas de financiación muy asequibles, gracias a que existe un valor mínimo de recompra de la motocicleta garantizado mediante contrato. Son 36 cuotas muy bajas, entrada del 15% + matriculacion + seguro y al finalizar el contrato se debe pagar el importe restante (40% del valor a financiar) si te la quieres quedar, pudiendo refinanciar tu deuda pero con un 7,5% de interés.

En Rent Scooter, el renting flexible de motos para empresas, analizamos los cinco aspectos diferenciales que ayudarán a los empresarios, a tomar esta decisión entre la financiación y el renting flexible:

Control de gasto: Al adquirir un vehículo como propietario será la empresa la que deba hacer frente a todos los gastos variables que puedan surgir para mantenerlo en perfecto estado. Sin embargo, el renting cuenta con ventajas como el pago de una cuota fija que no varía por imprevistos como averías, además de correr con los gastos de gestión y mantenimiento. Del mismo modo, un contrato de compra o de financiación trae consigo obligaciones como por ejemplo el seguro, que bajo un contrato de renting flexible no deberemos hacernos cargo, pues se encuentran también incluidos en la cuota mensual, lo que en suma supone un ahorro considerable al año.

Seguridad: En el contexto actual, se debe tener en cuenta la inestabilidad del mercado y la situación económica en la que está inmersa el país, que puede afectar al funcionamiento de las empresas, haciendo que varíe la demanda al alza o a la baja en cualquier momento. Lo que a su vez podría provocar que en un futuro las compañías se enfrenten a problemas para asumir el pago de la cuota de la compra del vehículo. Con el renting flexible, si la situación de la pyme cambia, puedes pausar el contrato de renting hasta 6 meses sin penalización o cancelar el contrato llegado un punto. Mientras que, con un contrato de financiación se debe conocer desde el principio que se podrá hacer frente a las cuotas para no tener problemas en el futuro.

Inversión necesaria: Es indudable que al comprar un vehículo este pasa a ser propiedad de la pyme, lo que será la principal ventaja, mientras que al adquirir un vehículo mediante un contrato de renting será siempre en régimen de alquiler. Pese a ello, la necesidad de financiar la compra hace que el precio total del vehículo ascienda hasta un 30% dependiendo de las condiciones de la financiación y se deba hacer frente al desembolso de una entrada, un factor que desaparece en el caso de los contratos de renting.

Desgravación fiscal: El renting también ofrece la ventaja añadida de la desgravación fiscal para empresas y autónomos. Y es que, las cuotas abonadas por este tipo de contrato se pueden desgravar completamente en la declaración de IRPF, así como cualquier otro gasto soportado que afecte a la actividad empresarial o profesional. Y, en lo referente al IVA, este también puede deducirse.

Amortización de la inversión: El renting evita a sus usuarios la obligatoriedad de amortizar la inversión, eliminando el factor de la devaluación del activo. Lo que se traduce en un ahorro medio del 15% sobre la compra al contado o financiación.

Disfruta del renting flexible a 24, 36 o 48 meses de scooters Honda nuevos. Desde 4,60€/día, puedes personalizar la moto con el color y extras que quieras. No pagarás entradas ni salidas, sólo la cuota mensual contratada que además del vehículo incluye: Seguro todo riesgo, mantenimiento, matriculación, impuestos, asistencia desde km 0, vehículo de sustitución, Honda Mapit, neumáticos y mucho más. Y por si fuera poco, con la contratación de tu renting te llevas un regalo de bienvenida: Casco Jet combinado con el color del vehículo, guantes para pilotar, chubasquero de cuerpo entero, 2 chalecos de emergencia y candado pitón de seguridad anclado al vehículo. Disponibles todos los modelos de scooters Honda, no olvides que con el renting flexible de Honda todo son ventajas. Cotiza ya el tuyo y disfruta de tu moto como ya lo hacen nuestros clientes.